3º Debate Abierto Plaza España: Existe voluntad de diálogo pero falta reflexibidad sobre dónde y cómo.

  • El pasado viernes 4 de Marzo se celebró, en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, el último de los debates abiertos para la reforma de Plaza España, bajo el título: La Plaza como ágora. Usos. Vivir la plaza como parte del barrio y de la ciudad.

2016-03-04 19.53.22En este debate, a diferencia de los anteriores, se repartió un folleto entre los asistentes, que buscaba guiar el debate en torno a una serie de preguntas, extraídas del propio cuestionario. En este mismo folleto se explicitaba el objetivo del debate: “queremos conseguir una conversación fluida y abierta entre todos y todas”. Para conseguirlo se dividió el debate en dos círculos: uno de ellos, el de invitados, formado por: técnicos municipales, expertos urbanistas (Isabel González –Arquitecta-, Lourdes Vaquero, Araceli Turina –Geógrafa-, Fernando Terán Troyano –Arquitecto-), así como representantes del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y del Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, y salpicado con las aportaciones de vecinos del barrio. Cabe mencionar también la presencia del Conejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, y la ausencia del Concejal de Participación Ciudadana, Pablo Soto. Un segundo círculo el del público, que en esta ocasión adquirió un poco más de protagonismo en comparación con los dos debates anteriores, sí bien muchas de las intervenciones del público apuntaban a un público relacionado profesionalmente con el mundo del urbanismo.

Tanto la composición de los invitados, como el lugar de celebración, el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, condicionaron el resultado, haciendo de este espacio un encuentro pensado para escuchar la opinión de expertos urbanistas, una vez más.

La dinámica propuesta fue la de tratar cada pregunta del debate a través de cinco intervenciones del público y dos de los invitados. Con esto se logró una mayor fluidez en el debate que en los dos encuentros anteriores. Algo que se consiguió gracias a un planteamiento diferente de los tiempos de intervención y a un enfoque que buscará la participación de múltiples voces. No obstante, la ausencia de asociaciones ciudadanas en estos espacios de debate, los convierte, más que en diálogo abierto con la ciudadanía, en espacios de empoderamiento de los saberes expertos en la materia. Ya que pese a las buenas intenciones, se continúa privilegiando el lugar que ocupan los saberes expertos frente a la multiplicidad de discursos ciudadanos.

Como propuesta de mejora para futuros procesos de participación ciudadana en procesos de planificación y gestión urbanas, se puede apuntar a dotar a estos espacios de mecanismos que impulsen la escucha por parte de los agentes expertos, así como dotarlos de agentes que faciliten el diálogo y deliberación, además se podría abordar el conflicto con la invitación expresa a colectivos ciudadanos que han venido trabajando por un desarrollo urbano más humano y sostenible para la ciudad de Madrid, como son: Madrid Ciudadanía y Patrimonio, Club de Debates Urbanos, Ecologistas en Acción o La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos. Sin la representación de la ciudadanía organizada en estos espacios el debate, se continuará disolviendo las cuestiones más conflictivas, bajo el paraguas de la participación ciudadana, así como empoderando el discurso de los saberes expertos frente a los deseos de la ciudadanía.

Soy consciente de que el reto que está por venir en futuros procesos de participación, no es tarea fácil. Conviene apuntar algunas propuestas que posibilitarían una mejora a la hora de abordar los puntos más conflictivos de las grandes operaciones urbanísticas:

  • Dotar de un espacio-marco permanente de debate, donde se puedan encontrar asociaciones ciudadanas y técnicos municipales, que tenga como objetivo principal dotar a la ciudad de Madrid de un modelo de desarrollo urbano sostenible.
  • Dotar a este espacio-marco de reflexión, de facilitadores expertos, que diseñen espacios adecuados y distribuyan los tiempos del debate buscando convertir a los autores de la ciudad en dispositivos de escucha de los deseos de los ciudadanos.
  • Dotar a estos espacios del marco legal necesario para que se asegure su continuidad, impulsando de esta forma la institucionalización de estos espacios y buscando su permanencia a lo largo del tiempo y más allá de posibles cambios de gobierno.
  • Dotar a estos espacios de un reglamento de funcionamiento consensuado con las principales asociaciones ciudadanas de la ciudad de Madrid. Enfrentando (y no evitando o ignorando) un conflicto que a día de hoy es manifiesto entre organizaciones ciudadanas y el área de desarrollo urbano sostenible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*