Apuntes para mejorar el proceso de participación para la remodelación de la Plaza España

Desde el Ayuntamiento de Madrid se ha apostado por la puesta en marcha de un proceso de participación ciudadana para la reforma de Plaza España. Esta nueva actitud por parte del Ayuntamiento contrasta con la opacidad y oscurantismo con la que el anterior gobierno de Ana Botella llevaba a cabo las operaciones urbanísticas en Madrid.

Plaza España 2

Parece claro que la intención del gobierno de Ahora Madrid en el área de urbanismo, es la de dar voz y voto a los madrileños para que ellos decidan y tomen parte en los proyectos de transformación urbana de la ciudad. Llena de ilusión me dirigí a la página interactiva para participar en el proceso. Sin embargo a medida que avanzaba en el cuestionario diseñado para esta primera fase del proceso participativo, la ilusión en el proceso se fue disipando.

Comparto en esta entrada algunas reflexiones sobre el diseño y metodología utilizados en esta primera fase:

En primer lugar, llama la atención la falta de un proceso de participación que abarque una escala más amplia de la ciudad. Difícilmente la ciudadanía podrá elegir cuales son las áreas prioritarias de intervención en Madrid mientras no se defina una estrategia global para la ciudad. En este sentido, la primera pregunta del cuestionario, parte de la afirmación, no consensuada con la ciudadanía, sobre la necesidad de reforma de Plaza España. Para una reflexión sobre este punto resulta interesante el artículo publicado por el colectivo Somos Malasaña.

En segundo lugar, llama la atención la falta de información actualizada, simplificada y gráfica que facilite la cumplimentación del formulario al ciudadano no experto en esta materia. En este aspecto recomiendo leer el artículo de Nación Rotonda donde se hace hincapié en la mejora de la información que acompaña el cuestionario. Para que la participación de la ciudadanía sea efectiva y masiva es indispensable que el ciudadano no experto pueda tomar decisiones informadas. La sencillez del vocabulario empleado en las preguntas y opciones de respuesta, así como los materiales que faciliten su comprensión son elementos claves que incidirán directamente en la cantidad de ciudadanos que respondan al cuestionario. En los procesos de participación pública, abiertos al conjunto de la ciudadanía, todos los ciudadanos deben tener la posibilidad de participar, por ello es importante el vocabulario empleado en el cuestionario, el empleado en el cuestionario resulta excesivamente técnico, algo que dificulta su cumplimentación.

En tercer lugar, el proceso participativo se está desarrollando sin la colaboración de las asociaciones y colectivos ciudadanos que han venido informando a los madrileños sobre los procesos de transformación urbana en la ciudad, como son: Madrid Ciudanía y Patrimonio, Plataforma por el Derecho a la Ciudad, Plataforma Salvemos el Edificio Plaza España, etc. La articulación de espacios de reflexión ciudadana de carácter presencial y herramientas virtuales de participación individual, es la forma más potente y adecuada para impulsar procesos de participación real que impulsen profundos cambios en la forma de hacer ciudad y en la forma de ser ciudadano. Esta articulación es la que hace posible que se generen procesos deliberativos y realmente participativos.

En síntesis, para que los procesos de participación ciudadana no se transformen en procesos de legitimación de propuestas de trasformación diseñadas desde arriba, es necesario que se diseñen herramientas de participación ciudadana pensando en el ciudadano no experto (que no es ingeniero, ni arquitecto, ni urbanista), de forma que todos podamos participar y formar parte del proceso de transformación de la ciudad. Para ello resulta de utilidad pensar los instrumentos de participación para que puedan ser contestados por niños de 8-9 años. A esta sugerencia deberia añadirse la necesidad de dotar de contexto al proyecto de remodelación de Plaza España, es decir, preguntarnos si podemos pensar o imaginar cómo las diferentes alternativas de remodelación contribuyen a definir un modelo de ciudad para Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*