Metodologías de participación ciudadana en la planificación y gestión del hábitat

ForoMMPP2016La semana pasada tuvo lugar el Foro de Metodologías Participativas (#ForoMMPP) que se celebró en Madrid entre el 22 y el 24 de Mayo. En la primera de las jornadas se realizó con una interesante entrevista a Tomás Rodríguez Villasante, María José Aguilar, Marco Marchioni y Liliana Lopes.  La segunda jornada tuvo lugar el sábado 23 de Abril y a ella asistieron casi 400 participantes que se dividieron en ejes temáticos para compartir experiencias y generar reflexiones colectivas sobre las Metodologías de Participación (MMPP).

En esta reflexión comparto un esbozo del grupo de trabajo que abordó las MMPP en relación con el hábitat, donde se congregaron diferentes experiencias: unas enfocadas en el ámbito rural, otras centradas en el reto de la sostenibilidad y otras centradas en la planificación y gestión de entornos de carácter más metropolitano. A continuación comparto un relato del resultado del grupo de trabajo que se centró en reflexionar sobre las MMPP en la planificación y gestión del hábitat metropolitano.

Una de las cualidades de las MMPP es su capacidad para fortalecer los vínculos entre la comunidad, así como los vínculos entre la comunidad y el entorno en el que habita. Esta fortaleza de las MMPP aplicada a procesos urbanísticos permite, en el contexto de cambio de político que en España hemos denominado “Ayuntamientos del cambio”, revertir la dinámica especulativa que ha gobernado el urbanismo y transitar hacia dinámicas participativas donde primen las demandas ciudadanas sobre los intereses de los promotores inmobiliarios, abriendo la posibilidad a modelos de ciudad más sostenibles, más inclusivos y al servicio de sus habitantes, en definitiva un urbanismo para la gente y con la gente. El reto en este sentido pasa por la capacidad de las MMPP para generar en los procesos de desarrollo urbano sujetos políticos capaces de reivindicar y reclamar su derecho a ser protagonistas en ese quehacer que se concreta en la planificación y gestión de las ciudades.

Para conseguir este gran objetivo, las MMPP insertadas en la planificación y gestión del hábitat deben hacer frente a una serie de retos:

  • Deben ser capaces de enamorar a los cargos políticos. Su atractivo reside en su capacidad para dotar a los proyectos de desarrollo urbano de la viabilidad social y política necesaria para que estos sean sostenidos más allá de los tiempos y voluntades de los representantes políticos. En este sentido se hace necesario construir escenarios de futuro. Para avanzar en este aspecto resulta de utilidad acercarse a la propuesta metodológica desarrollada por Carlos Matus denominada “Planificación Estratégica Situacional”.
  • Deben constituir dispositivos de participación permanentes en el ámbito institucional que potencien el dialogo entre expertos y ciudadanos, tendiendo a diferenciar los papeles de cada uno de ellos. Si bien el carácter técnico de la disciplina urbanística debe delimitar el marco de lo posible, son los ciudadanos quienes deben elegir entre las diferentes posibilidades que todo espacio ofrece, dotando de sentidos y significados los lugares que habitamos. En este sentido el reto de las MMPP es el de sustanciarse en la creación de espacios de deliberación con capacidad para abordar y gestionar los conflictos inherentes a los diferentes intereses de los actores que habitan la ciudad, construyendo consensos con un amplio respaldo ciudadano. Para aportar una experiencia iluminadora en este sentido, remitimos a dos recursos: Un artículo del antropólogo Ariel Gravano titulado “Desafíos participativos en la planificación urbano-ambiental: el aporte antropológico” y la experiencia de diseño participativo de parques de Fabio Márquez recogida en el libro “Planificación, diseño y gestión participativa del paisaje”.
  • Deben apostar por abordar la complejidad de los entornos metropolitanos desde un enfoque lúdico, inclusivo, afectivo, creativo y feminista que compense la racionalidad, seriedad y masculinidad propias de la disciplina urbanística. Para ello resulta de gran utilidad acercarse a experiencias innovadoras como puedan ser: Proyecto “Ciudades Amigables con Personas Mayores”                                     Proyecto Capacita Madrid, proyecto de innovación social, centrado en el empoderamiento de personas con diversidad funcional, a través de su relación con la ciudad.                                                                                                                       Grupos de trabajo como Colectivo Punto6 que han desarrollado un urbanismo desde una perspectiva de género.                                                                                 Grupos de trabajo que apuestan por transformar la ciudad y el territorio desde un enfoque ecológico y social, como el colectivo Improvistos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*